Lo que realmente cuesta ser “Bella”

Febrero 03 de 2014



Lo que realmente cuesta ser “Bella”

Por :  | 0 Comentarios | On : noviembre 23, 2013 | Categoría : Articulos y NoticiasSalud y nutrición

perro

Uno de los pilares de esta “era del consumo” es la novedad. Para satisfacer esta demanda, el mercado incentiva el lanzamiento, cada año, de nuevos productos, que han de ser probado en los ojos y la piel de animales, cuyo único delito para ser sometidos a semejante tortura es ser fisilogicamente parecidos a nosotros. Es decir, entre otras cosas, sufren como nosotros.

Las especies más utilizadas son ratones pero también conejos,cerdos, ovejas, cabras, perros, gatos y primates, así como aves, anfibios y peces. En general, los roedores y conejos son los más empleados por su facilidad de manejo y reproducción, y por su bajo coste de mantenimiento. Sin embargo, pueden ser incluso animales vagabundos y abandonados o animales salvajes capturados de la naturaleza.

 

 

 

Los experimentos comúnmente utilizados miden los niveles de irritación en la piel, de daño ocular y de toxicidad causados por las diversas sustancias utilizadas en los cosméticos. Un ejemplo es el test de Draize que consiste en aplicar sustancias en los ojos de conejos para evaluar el daño al tejido ocular. El producto se deja en el ojo por una semana y día a día se toma nota del daño que ocurre. El ojo se mantiene abierto con clips para evitar el parpadeo. Todo esto es extremadamente doloroso para los conejos que gritan y tratan desesperadamente de librarse de los collares a los que están atados y frecuentemente terminan quebrando sus cuellos en un desesperado intento de escapar. Para los test de irritación en la piel, se afeita el pelaje de los animales y se remueven varias capas de piel con cinta adhesiva para luego aplicar las sustancias sobre la zona que será cubierta con una hoja de plástico. Esto causa intensas quemaduras, picazón, dolor y como resultado heridas ulceradas y sangrantes.

Actualmente existen diversidad de productos naturales libres de testeo animal asi como metodologías denominadas de reemplazo que permiten probar toda clase de productos.  Las tecnologías de reemplazo incluyen el uso de cultivos celulares, cultivo de tejidos o modelos computacionales sofisticados. Las tecnologías sin pruebas  animales utilizan una aproximación diferente combinando estas técnicas que en suma otorgan más y mejor información. La efectividad de los métodos de reemplazo es hoy indiscutible, esto estimula la investigación de nuevos y mejores métodos de reemplazo e incluso abre un nuevo campo de investigación a pruebas sin uso de modelos animales. El poder de cambiar esta cruel realidad esta en manos de nosotros como consumidores.

 

 

 

Compartir en: